BioGym

Hola: Hoy día existen gimnasios que generan su propia energía, a través de cintas de correr, spinning y elípticas conectadas a un generador central, más un aporte auxiliar de fotovoltaica. Green Gym, The Great Outdoor Gym Company entre otros son gimnasios de estas características como una realidad a día de hoy. Por lo tanto son una alternativa con un nicho de mercado casi virginal. La gran ventaja en cuanto a la salud, no es sólo la del propio usuario del gimnasio, además repercute directamente en la salud medioambiental. Primero por el ahorro de energía entorno al 85%, a lo que sumar la reducción de las emisiones de CO2. Lo que augura un futuro prometedor en una sociedad cada vez más consciente, del problema energético que en el caso de los hidrocarburos contaminan tanto a la gente como al medio.

BioGym quiere ir más allá dando un salto al polideportivo municipal que costa de una infraestructura hidráulica esencial para la mayor eficiencia energética. Así que en lo que difiere esencialmente, con los gimnasios mencionados es en como generar la energía. Si éstos se basan en un generador y en fotovoltaica, aprovechando sólo las maquinas de correr, spinning y elípticas que han de transformar en electricidad. La ventaja de BioGym, es que puede convertir estas maquinas en bombas hidráulicas así como todas las de musculación, con lo cual se produce más energía.

¿Por qué optar por la energía hidráulica? En primer lugar por que es la producción eléctrica de mayor calidad. Así sólo se requiere de un depósito en altura, al cual se bombea el agua y un pozo al ser posible que aporte cierto caudal de agua. Aunque no sea imprescindible si es aconsejable poder contar con cierta cantidad de agua in situ. A su vez el depósito en altura hará las veces de aljibe o cisterna, con la finalidad de recoger el agua por las precipitaciones atmosféricas, lluvia, rocío, nieve, niebla, como aporte adicional tanto de agua como de energía. Todas las precipitaciones aportarán una mayor capacidad energética a coste cero, sólo por el hecho de recogerlas en altura. A su vez todas las energías renovables son compatibles, y su suma aportar su grano de arena no sólo para el autoconsumo del polideportivo, sino que con la infraestructura apropiada dar un superavit energético. En el caso de la energía eólica, los molinos pueden bombear el agua de forma directa al depósito, sin necesidad de convertirla en electricidad, evitando la perdida de energía en su conversión. La fotovoltaica a su vez accionaría una bomba eléctrica subiendo agua al depósito. Por otra parte la geotérmica serviría para calentar el agua climatizada de las piscinas. Otra aportación puede ser la del ariete hidráulico, que utiliza el movimiento del agua para bombear hasta 200 metros de altura parte del caudal que le atraviesa, pero éste estaría pensado como drenaje auxiliar en caso de precipitaciones que saturasen el depósito principal. Otra posibilidad en cuanto a eficiencia energética, sería la de recurrir a la red eléctrica en sus horas valle, las de menor consumo y por lo tanto más barata, que a su vez serviría para que el consumo eléctrico, se moderase entre las horas pico de mayor consumo, horas planas de consumo medio y horas valle de escaso consumo pero necesario por que las eléctricas no pueden entrar en para. Así la hidráulica vuelve a ser una ventaja ya que se puede regular el caudal en función de las necesidades instantáneas.  

En cuanto al funcionamiento es en extremo simple, elevar el agua a la mayor altura posible, y mediante una o varias turbinas hidráulicas generar la electricidad que se precise en cada momento. Apuntar que también existen gimnasios hidráulicos, que utilizan agua en lugar de pesas en las maquinas de musculación. Si bien éstos son de circuito cerrado el que aquí se propone es de circuito abierto. Es decir el agua es elevada, se suelta haciéndola pasar por una turbina que drena sobre un pozo generando electricidad. Así el agua acumulada en el pozo se vuelve a bombear a el depósito, cerrando un circulo autosuficiente y totalmente renovable.

Esta nueva visión tiene sus ventajas y contras. Entre las ventajas las más destacables son, las precipitaciones que en lugares donde llueve con frecuencia nos dan agua, un elemento cada vez más escaso y demandado, y un aporte energético a coste cero. A su vez el aporte de las maquinas de musculación, que no son productivas en los gimnasios mencionados. Así como poder sumar a todas las renovables sin necesidad de baterías donde almacenar la energía producida, dado que el depósito en altura cumple dicha función. O dicho de otro modo cambiamos las baterías por el agua acumulada. Otra aportación ligada a la salud, es la directa del usuario del gimnasio y a su vez la indirecta sobre el medioambiente. Tanto a la hora de la eficiencia energética como al ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del calentamiento global. En un intento de abaratar costes se podría transformar los polideportivos actuales, pero al ser de carácter municipal esta ventaja es de doble filo debido a la política.  Por último su funcionamiento se amortizará a corto, medio y largo plazo.

Los contras son los de siempre, los costes de la infraestructura previa y la ceguera política que lejos de promocionar iniciativas innovadoras, sólo se preocupa del beneficio directo y a corto plazo que le puede aportar al partido de turno. También hay que tener en cuenta un estricto control sobre la calidad del agua ya que enfermedades como la legionela u otras relacionadas con el agua, pueden ser un riesgo para la salud que tratamos de fomentar.

A grandes rasgos ésta es la idea que espero sea de su interés, si bien me dejo muchas cosas en el tintero. Estoy a su total disposición para aclarar o profundizar en las dudas que les puedan surgir. Gracias por la atención prestada, reciban un cordial saludo.

Jorge Rodríguez       

  • 58
  • 2
  • 3

Creado por

Jorge

Jorge

Estado del ciclo de vida

Archivada

Archivada

Sacos

Retos finalizados

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario

2 comentarios

  • Jorge
    15 de noviembre 19:56

    Hola: Al Equipo de Plantación. Lo primero gracias por su interés. En cuanto a la primera pregunta. Como apunto en la idea Green Gym resuelve dicho problema con máquinas de cinta de correr, spinning y elípticas, conectadas a un generador eléctrico propio del gimnasio. Dicha energía producida por los usuarios es consumida por el gimnasio, a la que sumar el aporte de la fotovoltaica. De esta manera se abastecen de un 85% de la energía consumida. Siendo deficitaria en un 15%, o dicho de otro modo, el ahorro mensual en la factura de la luz es del 85%. Así que esta forma es la más sencilla para más que convivan, reconvertir las máquinas habituales sobre todo las mencionadas.
    BioGym es una nueva propuesta, dado que está ya demostrado que un gimnasio puede producir electricidad propia. Así no sólo contempla la producción de las máquinas de correr, bicis y elípticas, también las de musculación de las que en la actualidad no se aprovecha su potencial energético. Debido a que no están conectadas al generador al no producir electricidad continua. Aquí la pregunta es. ¿Cómo conseguir que estas máquinas produzcan energía? La respuesta es convertirlas en bombas de agua, que con el ejercicio se eleve una cantidad regulable de agua en función al peso que se quiera levantar, pero sustituido por agua en lugar de pesas. Gimnasios hidráulicos de circuito cerrado ya existen. Sustituyen el peso del agua por el de las pesas. Pero el agua no sale de dicho circuito. Aquí lo que se propone es un circuito abierto, en el que el agua suba y al bajar genere energía en una turbina hidráulica. Y el agua que se drene sobre un pozo, vuelva a ser elevada a un depósito.
    Este método no es ni mucho menos nuevo, aquí en España hay embalses que durante el día sueltan agua en horas pico de mayor consumo, y durante la noche la bombean de nuevo al embalse en horas valle de menor consumo. Por lo tanto es un circuito abierto reversible. Aquí se propone lo mismo a escala más reducida y ajustada a las necesidades del gimnasio.
    Si en el precedente de los embalses se usa la energía de la red eléctrica. En el caso de un polideportivo se crea una sinergia de energías. Por una parte la que se obtiene del deportista, por otra la de la suma de renovables, y la posibilidad de poder recurrir a la red eléctrica de igual modo que lo hacen los embalses.
    Como conclusión lo ideal sería crear una infraestructura especifica, que contemple desde el inicio la mayor eficiencia energética. Otra posibilidad menos costosa, pero mucho más complicada, sería adaptar un polideportivo en funcionamiento.
    En cuanto a la segunda pregunta, dado que los componentes esenciales son un depósito lo más alto posible y en consecuencia y pozo lo más profundo posible. La superficie en principio no tiene por que ser grande, pero que duda cabe de que cuanto mayor tanto mejor. No obstante para los polideportivos existentes que se planteasen incorporar este sistema, la superficie siempre se podría amoldar jugando con la altura y la profundidad.
    A fuerza de ser realistas, lo ideal es realizar y desarrollar toda la obra completa. Lo que presenta un grave problema a la hora de financiarlo. Pero como ha ocurrido con Green Gym ante la evidencia de los resultados, la idea se impone tomando fuerza día a día. BioGym tan solo trata de ir más allá en cuanto a provechar todo el potencial energético, ya no de un gimnasio sino mucho más ambicioso el mayor potencial de un polideportivo.

  • equipo plantaccion
    15 de noviembre 16:54

    Jorge muchas gracias por compartir tu idea en Plantacción!
    ¿Has pensado cómo podrían convivir las máquinas habituales del gimnasio con los dispositivos necesarios para producir la energía? ¿Se necesitaría una superficie concreta para poder llevar a cabo el gimnasio?

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información